OPINIÓN

Vacunas: ingenuidad morenista, perversidad priista y violencia

Informativo 570



Ismael García M.

Oaxaca de Juárez, Oax., 15 de marzo de 2021.- Exactamente a un año, la pandemia de Covid en Oaxaca ha derivado en una tragicomedia de enredos:

Lucro electoral y político; sangre y violencia; acusaciones entre el gobierno federal y estatal; bandera partidista… ingenuidad morenista al caer en el juego sin reaccionar y la perversidad del gobierno priista, que al final se alzó como el ganador del pleito.

El acabóse fue el pasado miércoles por la noche, con el anuncio de cancelación de vacunas para 11 municipios de la región Valles Centrales.

Un caso protagonismo y clara violencia fue el de Dante Montaño con Santa Lucía del Camino, que azuzado por Benjamín Robles, buscó de inmediato cobrar afrentas y culpar a sus propios ex compañeros morenistas haberlo dejado fuera de la contienda electoral, aun cuando no entienda que fue víctima de sus propios errores misóginos.

Desde la noche del miércoles, alquiló “porros”; llevó llantas; contrató lonas exprés; bloqueó vialidades en al menos una decena de puntos con vehículos oficiales. Fue el único municipio en que llevó al extremo sus protestas.

Repitió la dosis el jueves y ahora con más intensidad: arengó contra la delegada de Bienestar, a quien intentaron retener; participó en la golpiza a varias personas, entre ellas un escolta (su camisa blanca manchada de sangre y los videos así lo demuestran); quemó llantas, vandalizó paredes…

Y todo para que ese mismo jueves, llegaran 21 mil 450 dosis para los 11 municipios de Valles Centrales, que se sumaron a las 30 mil 225 que llegaron el domingo anterior.

Raudo, presto, el secretario General de Gobierno, Francisco García López, llegó a las oficinas de Bienestar, sentó a las partes y salió sonriente, feliz: ya no hay problemas, se aclararon los desaguisados, todo fue al calor de la situación, todo en paz… aún cuando hubo delitos.

LAS ACUSACIONES

Pero no todo terminó ahí; desde la Ciudad de México en que se encontraba, el gobernador Alejandro Murat arengó –por primera vez– en contra del gobierno de Andrés Manuel López Obrador, incluyendo a Nancy Ortiz, al que acusó del relajo, del caos.

“Es un desastre. Terminé una reunión con la Conago, lo comenté, entiendo que tomarán medidas. Ayer, lamentablemente, hubo ya hasta un incidente con violencia entre presidentes municipales y elementos del Bienestar, y el día de hoy la Ciudad de Oaxaca amaneció totalmente bloqueada, es un tema de gobernabilidad”, dijo a varias radiodifusoras.

La noche del viernes, Murat tuvo su respuesta con Hugo López-Gatell: “Nos parece totalmente inconveniente que a la población se le ponga a hacer fila por 24 horas en el sol y la intemperie en una condición poco confortable y que expone al riesgo de contagio.

“Nos parece inconveniente y esto no es una decisión de la Secretaría de Salud federal, ni del gobierno de México, son decisiones operativas locales que son sujetas de reflexión y de revisión por parte de los supervisores.

“Lo que ocurrió en Oaxaca no es por falta de vacunas, sino un problema importante de coordinación”, dijo en la conferencia vespertina. El escándalo llegó hasta la “mañanera” el viernes, en que López Obrador dijo que se investigarían los hechos, incluyendo el caso del escolta de Nancy Ortiz.

¿Y LA DEFENSA?

Pocos, muy pocos morenistas tuvieron la decencia y la valentía de encarar a Dante Montaño, el único de los 11 ediles que recurrió a la violencia, de los que se le retrasó un día la aplicación del inmunológico.

La única directa fue la diputada Magaly López Domínguez, quien le restregó a Dante su carrera misógina, constatada por autoridades electorales, y que a la postre lo echó de la contienda electoral para repetir en el cargo.

Defensa de Flavio Sosa, al igual que de César Mateos, pero hacia Nancy Ortiz, y no a los detractores. El resultado: demostraron su ingenuidad política y permitieron toda clase de injurias y agresiones hacia la funcionaria morenista.

Por el contrario, Dante Montaño y Benjamín robles hicieron hasta fiesta el pasado sábado 13, en una de sus casas en la colonia Del Bosque, e incluso rifó enseres para las familias que apoyaron su violencia.

Y LA MUTACIÓN

La inédita ingenuidad y pasividad morenista fue aprovechada por la perversidad priista, que dejó que corriera la sangre, literalmente, para luego intervenir.

Como se dijo, primero fue el titular de la Segego quien se paró el cuello el jueves y en funciones de Ministerio Público, hasta perdonó los delitos de Dante Montaño, que incluyó agresiones y bloqueo a una vía federal y dos locales.

El sábado apareció triunfante el gobernador Alejandro Murat, en Santa María Atzompa, donde se placeó para las fotografías y videos; saludó a la gente, se regodeó de las vacunas y dijo que ya todo estaba resuelto. Casi se arrogó la llegada de los inmunológicos y el orden.

Ese día llegó también a Oaxaca Gabriel García, coordinador de Programas para el Desarrollo Social, que, contrario a sus superiores, dijo que todo se debió a una confusión, a malos entendidos.

¿Y MÁRQUEZ HEINE?

Pero el verdadero desastre que ninguno atiende, es el del Covid: en la semana que terminó, hubo un promedio diario de 103 casos positivos y 10 decesos . De ese sí, nadie se acuerda ni pelea. Total, no representan votos los enfermos o los muertos, sino el lucro con la vacuna.

A todo esto, por ningún lado apareció Juan Carlos Márquez Heine, recién ungido titular de los Servicios de Salud, pero apabullado por multitud de acusaciones, entre ellas por parte de la Auditoría Superior de la Federación.

Ha preferido ocultarse, no dar la cara, ni siquiera a los inconformes de un sindicato independiente que desde el martes de la semana pasada le tienen cerrada la oficina.

Ha hecho mutis frente a la exigencia del Congreso del Estado a que renuncie al cargo para que enfrente los señalamientos de desvío de recursos. Ha guardado silencio, creyendo que con ello aplacaría las recriminaciones, que por el contrario subirán de tono esta semana.

¿Y los delitos de Dante?  La Segego, el gobernador, el coordinador federal, ya dijeron que todo en santa paz, que todos son confusiones. Aun cuando un edil que bloqueó, vandalizó, quemó llantas, golpeó a personas con su turba… sigue tan campante. Aún cuando todos siguen en campaña con actos masivos.

Informativo 570

Deja una respuesta