OPINIÓN

Las insaciables ansias de Salomón Jara… que serán aplacadas

Ismael García M.

Oaxaca de Juárez, Oax., 21 de junio de 2021.- “Nuestro próximo gobernador de Oaxaca. Salomón Jara. Morena, la esperanza de México”.

Eso dice un cartel que comenzó a circular la semana pasada, para promover al senador ex perredista y hoy morenista, en busca de la gubernatura estatal, que se renovará el próximo año y cuyo proceso inicia en septiembre próximo.

Sin embargo, esa imagen es sólo una pequeña muestra de las ansias del senador por figurar; se promueve él mismo, a través de sus allegados. Por cierto, aún no tiene la aprobación del Partido Morena, pero ya utiliza la imagen y logotipo del instituto político fundado por Andrés Manuel López Obrador.

Claro, el presidente del partido en la entidad es su sobrino, Sesul Bolaños Jara, cuya opacidad, nulo trabajo político y obediencia ciega al tío fue premiada con una curul local por la vía plurinominal.

Apenas concluidas las elecciones del 6 de junio, de inmediato reinició la emisión cotidiana de comunicados de prensa acerca de las reuniones del senador, aunque no haya información de valía para destacar.

No bien terminaron los comicios, la ganadora por mínima diferencia del municipio de Santa Cruz Xoxocotlán –morenista, esposa de edil perredista que va por cinco años gobernando–, también se desató con su promoción:

“La gente tiene que saber que el único que puede representar y el único que tiene la capacidad para ser gobernador es el licenciado Salomón Jara”, dijo en una reunión.

Y Jara remató el fin de semana con un video en que criticó a funcionarios de Bienestar y “servidores de la nación”, que traicionaron al morenismo, en Huajuapan de León, pretexto que le sirvió para rematar:

“Les agradecemos bastante su apoyo, su consideración y siempre a continuar luchando, porque esto no termina, esto es un paso, viene lo mejor, viene la lucha por la transformación en nuestro estado y ‘juntos rescatemos Oaxaca’”, lo que finalmente será su lema de campaña ya iniciada.

Jara ahora recorre todo el estado, solapado por sus hermanos Noé y Amador, sus únicos fieles impulsores. Anda por la Mixteca, la Cañada, la Costa, los Valles, engañando a la gente que los triunfos de Morena son suyos.

¿QUIÉN ES?

Nadie niega la lucha social de Salomón Jara Cruz desde hace más de tres décadas, que inició en la región de la Costa junto con Flavio Sosa y otros activistas, que a su vez fundaron la Unión Campesina Democrática y participaron en creación del Partido de la Revolución Democrática.

Desvanecida la izquierda, a golpe de costales de dinero y nula moral y ética, también formaron parte de los inicios del Movimiento de Regeneración Nacional, que devino en partido (y que hoy con escasos años de vida, lleva el mismo rumbo que el PRD).

Curiosamente, el originario de San Melchor Betaza tiene poca ascendencia en la Sierra Norte del estado y ha preferido enfocar sus baterías proselitistas en el Istmo, donde tiene presidentes municipales financiadores y donde reside su poca base social.

Su otro mérito –ya pagado con creces, según los propios morenistas de alcurnia–, es haber sido anfitrión y acompañado –ya como senador perredista– a Andrés Manuel López Obrador en su periplo por Oaxaca, cuando nadie creía en él.

Junto con Gabino Cué y Sosa Villavicencio, además del finado Felipe Martínez Soriano, acudían la mayoría de las veces a recibir al hoy mandatario mexicano. Y acompañarlo, cuando apenas juntaba una treintena de personas en cada mitin.

Tras las elecciones a la gubernatura que Ganó Gabino Cué con partidos opositores al PRI, Salomón Jara se convirtió por dos años en secretario de Agricultura, cargo del que salió con acusaciones de fraude por varios millones de pesos, que no han sido esclarecidos hasta hoy.

En 2016 fue candidato a gobernador por Morena, en los días de lujo del naciente partido, en que logró un tercer lugar en la contienda, que ganó Alejandro Murat con 496 mil 724 votos; le siguió el convenenciero perredista José Antonio Estefan Garfias con 387 mil 66 y Jara con 353 mil 805 sufragios.

Ha sido diputado federal y local; hoy por segunda ocasión senador pero por Morena y se cree cuasidueño del partido en la entidad, lo que le ha granjeado múltiples enemistades internas, incluyendo del grupo de Flavio Sosa.

Inició su campaña desde que tomó posesión como senador –en que por cierto sólo ha figurado por iniciativas irrisorias– y a cinco años, no ha crecido su popularidad, sino por el contrario, mengua.

LAS SEÑALES

Hay muchos indicios que ya debió analizar el senador oaxaqueño: de las 23 ocasiones que López Obrador ha venido a Oaxaca como Presidente de México, en muy raras ocasiones ha sido invitado Jara a los actos, principalmente para no chocar con Alejandro Murat.

Y apenas el pasado 11 de junio, durante su visita a Oaxaca, Jara no acompañó a AMLO y por el contrario, el presidente encargó a la senadora Susana Harp varios asuntos, entre ellos denuncias de agresiones contra periodistas.

Morena se fragmenta cada día más y las más recientes muestras se dieron en las elecciones; en el Congreso local, a lo mucho habría conseguido diez diputados “fieles”, de los 26 morenistas que integrarán la 65 Legislatura.

Mientras que en la 64 Legislatura los golpes contra el jarismo son cada vez más severos y uno de ellos fue arrebatar a Delfina Guzmán Díaz la coordinación de la bancada.

En los comicios el número de municipios logrados es cada vez más reducidos y otra prueba es la capital, en que se optó por una tercera opción, con Francisco Martínez Neri, decisión desfavorable al senador.

El grupo de legisladores morenistas que comandan Ericel Gómez y Alejandro Avilés, tienen una clara aversión contra Jara; Ericel ha preferido desde su medio, promover al diputado federal Armando Contreras Castillo, aunque a éste no le alcanzaría ni para ganar la presidencia municipal de su pueblo.

Por lo pronto, Salomón Jara Cruz ya encontró una bandera de promoción más, aunque no sea iniciativa suya, que es la consulta el 1 de agosto, para enjuiciar a algunos ex presidentes de México.

Algo que no se debería consultar siquiera, pues la ley es la ley, pero con ese galimatías, Jara Cruz intenta seguir engañando a los oaxaqueños

Alejandro Murat pretende negociar que sea un morenista disfrazado de Verde y de priista, el senador Raúl Bolaños Cacho Cué, el candidato a gobernador, pero éste también se ha olvidado del estado y no cuenta con ningún respaldo de la militancia, mucho menos es conocido en las regiones del estado.

Oaxaca será morenista el próximo año… pero no con Salomón Jara Cruz, que ya sabe su destino y ya busca alianzas para contender por la gubernatura… con otro partido.

Deja una respuesta