OPINIÓN

La movilidad de Oaxaca fracaso o cambio relativo

Informativo 570

Tres secretarios de movilidad ha tenido la dependencia llamada SEMOVI, Francisco García López, Alejandro Villanueva, Mariana Nassar y actualmente el Junior Arturo López Sorroza, designado en la recta final del muratismo y quien ya tuvo su primer altercado el grupo de choque del porro que fungirá como diputado en la siguiente legislatura de nombre Fredy Gil Pineda.

No sabemos si este funcionario inexperto fue seleccionado para que sea el próximo chivo expiatorio preso del sexenio próximo, como ocurrió con Carlos Moreno Alcántara, Gonzalo Ruiz Cerón y Aurora López Acevedo, quienes estuvieron al frente de esta dependencia por muchos años, dedicándose a saquearla y enriquecerse con la venta y tráfico de placas, licencias y concesiones.

Arturo López Sorroza tiene la oportunidad en este cierre del sexenio de demostrar que pertenece a la generación que tiene buenas intenciones, y trabaja con honestidad y honradez o demostrar que es como todos los otros funcionarios mexiquenses que sólo llegaron por amiguismo y para saquear las arcas de la dependencia.

Durante la administración de Gabino Cué Monteagudo, la Secretaría de Administración dejó pagadas las unidades de transporte y gran parte de la infraestructura que hoy ocupará uno de los tan cacareados proyectos del gobierno muratista, El “CityBus”, proyecto que utilizará unidades con seis años de antigüedad que han estado guardadas y paradas en Ciudad Judicial, y que han sido ocupadas para el traslado de turistas en algunas Guelaguetzas y que estarán controladas con la finalidad de que no compitan para robarse el pasaje entre ellas, aunque no se descarta que otras empresas de transporte les traten de boicotear el reglamento que les han establecido, para su buen manejo.

Esta legislatura promovió una reforma para NO entregar concesiones de transporte público seis meses antes de concluya la administración con la finalidad de que no existan ventas nocturnas, como en administraciones anteriores también aprobó multas excesivamente altas para quienes ocupen el carril del CityBus y de la Ciclovía, misma que oscila los 20 mil pesos, a estas infracciones les ha faltado difusión, por lo que se espera que muchos conductores sean sorprendidos con tal medida.

Este lunes transitará la primer ruta del CityBus, a pesar de que toda la ciudad se encuentra llena de baches, cráteres, agujeros, boquetes y todos los sinónimos posibles que puedan tener estos socavones que hay en esta ciudad tan descuidada por la 4T municipal, encabezada por Oswaldo García Jarquín quien en complicidad con Caminos y Aeropistas de Oaxaca han demostrado un valemadrismo insultante al no mover un dedo para bachear de manera emergente toda la ciudad. En otro país estos sujetos ya estarían demandados y separados de sus cargos por incompetentes.

Este proyecto que inicia hoy, plagado de irregularidades y corrupción, desde la selección de concesionarios, las constructoras que han realizado tramos de obra, reparaciones y sustitución de accesorios, como divisiones de carril, semáforos y parabuses.

El Congreso del Estado ha llamado elefante blanco a esta obra, y ha exigido a otro elefante blanco gubernamental, la Secretaria de la Contraloría investigar las dependencias y funcionarios involucrados en la obra CityBus, que a más de cuatro años no se ha operado y que inicia operaciones con carriles invadidos hasta por comercio establecido, como lo hace la agencia de motocarros ubicada en Calzada Madero, quien se ha adueñado del carril del CityBus, para exhibir sus unidades, mientras la policía vial también parece tener complicidad por no multarlos.

Mientas todo esto ocurre, el cierre del sexenio se acerca y los líderes del transporte afilan las garras para presionar al junior López Sorroza para que venda concesiones u otorgue beneficios a quienes apoyen en la siguiente campaña electoral, acá se verá si tiene tablas o está destinado al fracaso, hay que destacar que quien le anda jugando las contras es Vera Salinas, pues anda ofreciendo concesiones y comprometiendo apoyos al sector, sin tener la autoridad en la materia.

Deja una respuesta