AMBULANTAJE

Repudian turistas mal aspecto del centro histórico por invasión de comercio ambulante


Entre policías, ladrones, chamanes y piratería, presume gobierno grandeza de Oaxaca.


Desde lejos sombrillas y lonas de todos colores, de cerca, discos, artesanías, chamanes y toda una gama de productos pirata.

Del Andador Turístico pasando por la Alameda de León y más allá del mercado 20 de noviembre, los ambulantes han ganado espacios y el repudio de los oaxaqueños y turistas, quienes reclaman el “mal aspecto”.


Productos de Centroamérica, artistas urbanos, malabaristas y mujeres que insisten en leer la suerte a través de la palma de la mano, es la postal que hoy ofrece la capital oaxaqueña a visitantes nacionales y extranjeros.


El primer cuadro de la ciudad se ha convertido en una sucursal de la Central de Abasto, en donde conviven ladrones, policías, madres solteras, hombres y mujeres quienes son extorsionados y extorsionan.


El secretario de Turismo, Juan Carlos Rivera Castellanos reconoció que los visitantes han expuesto quejas del mal aspecto que brinda el comercio informal.


Aunque desde el primer minuto de su declaración remarcó que esta problemática es responsabilidad del municipio de Oaxaca de Juárez, no dejó de opinar sobre ella.


Entre la admiración de unos cuantos y la carcajada de todos, las autoridades municipales de Oaxaca de Juárez, simplemente se deslindaron de la situación que priva en el lugar.


La Sindica Primera de dicho Ayuntamiento, Indira Zurita Lara, señaló que se han registrado «situaciones» importantes en donde se ha evitado generar conflictos entre la ciudadanía o temas de violencia con los comerciantes.


Justificó la problemática del ambulantaje con el tema de derechos humanos, económico y social «se necesita mucho trabajo para platicar con ellos en ese sentido, se tiene que hacer de manera constante. Para cualquier administración lo que le va a costar siempre es seguir platicando”.

Deja una respuesta